Lunes 13 de Julio de 2020

  • Nublado

El clima en Los Toldos

  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

6 de mayo de 2016

Báez admitió que recibió US$ 33 millones de la empresa Helvetic

Se trata de la firma que compró “La Rosadita” y a través de la cual ingresaron millonarios fondos para Austral Construcciones. El empresario habló a través de un escrito, pero no se arrepintió ni dijo nada de su relación con Néstor y Cristina Kirchner

Acorralado por la Justicia, Lázaro Báez todavía resiste y decide no encender el ventilador, ni hablar de su relación con Néstor y Cristina Kirchner, cuyos favores con la obra pública le permitieron incrementar su patrimonio en un 1200% en apenas cinco años; nada dijo sobre esa sociedad, por la que, más pronto que tarde, los Kirchner deberán rendir cuentas ante la Justicia y desmenuzar eso que se da en llamar “ruta del dinero K”.

Pero ayer, el dueño de Austral Construcciones no se arrepintió -como le había sugerido públicamente el valijero Leonardo Fariña-, presentó un escrito y no respondió las preguntas del juez federal Sebastián Casanello. Sin embargo, y aunque negó ser el dueño de Helvetic, admitió que recibió de esta empresa $209 millones para “participar en la construcción de las represas de Santa Cruz”, por las centrales hidroeléctricas Néstor Kirchner-Jorge Cepernic, finalmente adjudicadas a otro grupo empresario afín al kirchnerismo, Electroingeniería y la estatal china Gezhouba. Este, incluso, fue uno de los motivos de la ruptura con el kirchnerismo: Báez siempre acusó al exministro de Planificación, Julio de Vido, y al garante de la impunidad K mientras comandó la AFIP, Ricardo Echegaray, de jugar en su contra.

Helvetic Services Group es la firma abierta en Lugano, Suiza, que compró la financiera SGI, más conocida como “La Rosadita”, donde fueron filmados su hijo, Martín Báez, y otras personas mientras contaban millones de dólares. Sobre ella, el imputado negó “cualquier vinculación de mi parte o de mi hijo Martín”, basándose en un informe del 2014 de la UIF, que entonces comandaba el multidenunciado protector de amigos del poder K, José Sbattella.

Báez está procesado por supuesto lavado de activos y detenido en el penal de Ezeiza. Ayer fue trasladado a los tribunales de Retiro para prestar declaración indagatoria ante el juez Casanello y el fiscal federal Guillermo Marijuan. Permaneció alrededor de una hora en el juzgado del cuarto piso de Comodoro Py 2002 y luego, fue trasladado de regreso a la cárcel.

El juez y el fiscal buscaban interrogarlo por la “autocompra o auto venta de títulos de deuda pública por parte de Helvetic” por unos 33 millones de dólares que fueron “insertados en el mercado local a partir de su depósito en una cuenta bancaria de Austral Construcciones S.A. en el Banco de la Nación Argentina, a través de nueve cheques por un total de $208.840.876, endosados por Jorge Chueco”.

Báez justificó la legalidad de la operación que se hizo cuando se transfirió ese dinero de SGI a Helvectic mediante la adquisición de bonos públicos, que luego se transferían en dólares a Suiza y volvían al país depositados en el patrimonio de Austral.

El 18 de abril pasado, Casanello procesó con prisión preventiva a Báez y a su contador, Daniel Pérez Gadín, y dictó procesamientos para el resto de los imputados: los hijos de ambos, Martín Báez y Sebastian Pérez Gadín, el asesor Fabián Rossi, el presidente de la SGI (La Rosadita) César Fernández y el titular de Top Air, Walter Zanzot.

Para hoy está prevista la declaración de Martín Báez, y la semana próxima están citados el abogado Jorge Chueco (también detenido en Ezeiza) y Néstor Marcelo Ramos, responsable de Helvetic.

Victimización

En su descargo, Báez despotricó contra las “fantasiosas afirmaciones de Fariña” y acusó a Casanello de encabezar una “venganza popular” en su contra, a través de “procedimientos inquisitivos”, que implicaron su detención, allanamientos y la incautación de sus bienes. Insólitamente, interpretó que lo “persiguen por ser un empresario con plata” y comparó el procedimiento judicial en su contra con “la sagrada inquisición para el juzgamiento de culpables”.

Finalmente, desafió: “Le pido al juez que antes de convocarme a defenderme de algo, describa ese ‘algo’ como un acontecimiento ilícito. Si sucede como en el caso, que no lo puede hacer, directamente le solicito que no me convoque” y “dicte el debido sobreseimiento”.

Stolbizer: “Todo pasaba con la connivencia de Echegaray y Sbattella”

“Hay que entender de qué manera Lázaro Báez arma una fortuna enorme. Él ganaba todas las licitaciones; se le pagaba a Lázaro de 6 a 10 veces más de lo que se le pagaba a cualquier otro por hacer lo mismo; y las facturas truchas le permitieron hacer una fortuna por encima de los 190 millones de pesos”, aseveró la diputada del GEN, Margarita Stolbizer, y advirtió que “todo esto pasaba con la connivencia de distintos organismos del Estado: el Banco Nación, la AFIP que comandaba Ricardo Echegaray y la UIF, entonces a cargo de José Sbattella, quienes le permitieron a Báez amasar una fortuna que ahora investiga Casanello a través del lavado de dinero”

A su vez, Stolbizer aseguró que las sociedades de los Kirchner, Hotesur y Los Sauces -causas en las que ella es denunciante- “demuestran el circuito de la devolución de favores mutuos entre la exfamilia presidencial y el empresario. A medida que aumentaba el patrimonio de éste, por los millones que le pagaban por obras que ni siquiera se terminaban, se incrementaba la transferencia a aquellas sociedades”

También, Margarita aseguró que, además de investigar a Cristina y Máximo Kirchner, la Justicia “tiene que ir por Julio De Vido, que está en todos los casos de corrupción relacionados con la obra pública” y afirmó que “el objetivo del Estado tiene que ser la recuperación de lo que se llevaron y nos quitaron a todos”.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios